Reseña #68 - Cómo hacerse invisible de Tim Lott

«Fue el 13 de septiembre, trece días después de mi decimotercer cumpleaños, cuando aprendí a hacerme invisible».

Strato Nyman no podría ser más peculiar. Es el único chico negro en Hedgecombe-upon-Dray, sabe más de física cuántica que su profesor de ciencia y es el principal objetivo de diversión del matón de la escuela. Solamente en casa se siente en un entorno seguro, aunque últimamente sus padres andan demasiado ocupados discutiendo entre para preocuparse de él.

Pero un día, Strato se lleva un viejo libro de una misteriosa librería y aprende cómo hacerse invisible. De repente comienza a descubrir muchas cosas inesperadas de los demás, pero sobre todo, de sí mismo.




La historia es narrada por Strato, un chico de 13 años que se acaba de mudar de ciudad, tiene un coeficiente intelectual mas alto que muchas personas y también tiene un color de piel que se ve poco en el pueblo. Esto hace que se le haga muy difícil adaptarse al pueblo, principalmente en la escuela, donde un chico lo molesta incesablemente; por lo que a veces prefiere pasear y buscar librerías.
En uno de sus paseos encuentra un callejón en el que casualmente hay una librería, pero no es una típica librería si no que contiene libros a montones pero sin orden y también libros que parecen muy viejos; en ese lugar Strato conocerá a un hombre muy peculiar que le regalara un libro titulado "Como hacerse invisible".
Al principio piensa que es un libro cualquiera pero después descubre el poder que tiene, pero ojo, Strato no es como cualquier chico, el solo quiere usar su poder para averiguar como lograr que haya tranquilidad en su casa y en la escuela.

Los personajes son muy variados y todos con personalidades diferentes que vemos a través de la perspectiva del protagonista.
Strato es tímido e introvertido, pero en su cabeza hace muchas reflexiones de porque es de esa manera; Peaches y Melchior, son los padres de Strato y muy opuestos, donde una es supersticiosa, el otro le busca lo lógico a todo; Dr Ojeabande es un profesor de física que tiene al protagonista en la mira y le hace la vida en el colegio un poco difícil (pero no todo es lo que parece); Lloyd es el bravucón que cambia gracias al poder de Strato; y por ultimo, como no puede faltar les voy a contar que hay una amistad entre Strato y una chica, no lo voy a llamar amor porque es una agregado cortito en la historia y ademas tienen 13 años.

A pesar de ser una historia narrada por un chico de 13 años esta bien desarrollada, el autor hizo un buen trabajo porque nos muestra una narración simple con una madurez que va bien con la edad y las características del protagonista.
En algunas partes el ritmo se hace un poco lento, la causa son los datos científicos que Strato va contando en momentos claves del libro, y también porque da sinónimos o explicaciones de palabras "difíciles". Aclaro que a mi me encanto esa parte, los experimentos van muy bien con la historia pero el ritmo bajo y mas porque en medio de la explicación no quiere contar mas y lo retoma después.

Hay muchos temas "secundarios" que le dan un toque realista al libro, que a pesar de no llegar a profundizar están muy bien formados, como el racismo, el bullyng en la escuela, la separación de padres, etc.

No es el libro perfecto pero es una lectura muy buena para un niño de 12 a (adolescente) 16 años, también para personas mas grandes; creo que muchos estaríamos de acuerdo en que hace falta que se desarrolle el final, es demasiado rápido y se resuelve de manera apresurada.

Lo que mas me gusto de toda la historia es el mensaje que transmite, nadie es exactamente como se muestra a las demás personas, todos somos diferentes y escondemos cosas malas y cosas buenas; y tenemos que respetar esas diferencias.